Puma, un gigante invisible.

Es el felino de mayor tamaño en Chile, sin duda un símbolo de fuerza, valentía y una inspiración para el pueblo Mapuche.  Su presencia además crea un orden en la naturaleza, entregando el equilibro necesario para controlar especies dañinas e invasoras. Un moderador por esencia.

Sin embargo este noble felino ha sido relegado a vivir en una “dimensión paralela”, título del libro escrito por Fernando Vidal,  fundador del Centro de Conservación y Manejo de la Vida Silvestre “Fauna Andina” en donde refleja como éste gran animal pasa casi desapercibido, aún en nuestros jardines.  Haciéndose sólo visible cuando reportan algún ataque.

Caza, envenenamiento y captura ilegal de pumas, son más frecuentes  en Chile de lo que se podría pensar para una especie protegida.  Sindicados como asesinos de ganado, se les ha declarado una guerra campal, en circunstancias que en el 93% de los casos han sido perros asilvestrados los perpetradores de dichas matanzas.

A pesar de que en Chile es una especie protegida, la  indiferencia  respecto a su estado de conservación la mantiene en una categoría de peligro.  Prueba del desinterés, es que no existe un censo formal para determinar su población, solo encontramos aproximaciones, calculándose en la Araucanía (región en la que centra su trabajo Fernando Vidal) entre 80 a 100 ejemplares.

Es por esto que la educación se vuelve una herramienta fundamental a la hora de proteger a estos felinos. Los machos dominantes son sigilosos, casi imperceptibles al ojo humano y lo más importante, mantienen a raya a los machos juveniles e inexpertos,  los que sin control podrían convertirse eventualmente en un riesgo para los agricultores.  A pesar de ello, los machos dominantes son el foco de las acusaciones, generando que servicios del Estado (SAG) realice translocaciones, es decir, reubique en zonas lejanas a estos animales, para que de este modo no sean un “peligro” para la población.

Lo que no todos saben, es que estas translocaciones tienen  muchas veces  como resultado la muerte del puma.  Los cachorros aprenden a cazar observando a su madre, en un entorno determinado, con especies determinadas. Otro ambiente dejará literalmente al puma sin nociones de cómo sobrevivir.

Lo más increíble, es que el monitoreo aplicado a los ejemplares translocados, se ha visto nula interacción con ganado a pesar de que compartieron espacio, es decir, el puma no intentó cazar animales domésticos, llegando al extremo de morir de inanición.

Otros pumas no se movieron de su lugar de liberación. Otros murieron intentando regresar a su lugar de origen, en tanto que muchos otros fueron cazados o envenenados.

La falta de conocimiento sobre los pumas, ha facilitado la existencia de una larga lista de mitos, siendo algunos muy perjudiciales, como la creencia popular de que devoran hombres. A la hora de indagar en estas historias de ataques a humanos sólo nos encontramos con rumores sobre conocidos que le comentaron de alguien que fue atacado…ningún registro fidedigno.

También existe la creencia de que los pumas solo habitan en la alta codillera, y bajan a alimentarse cuando ha habido nevazones.  Lo que nos lleva a otro punto, también existen poblaciones costeras. Sin ir más lejos, el año 2016 “Nahuel” el último puma dominante costero en la región de Coquimbo, fue atropellado producto de la inexistencia de corredores biológicos.

Queda un largo camino por delante en temas de educación Medio Ambiental y Conservación, un animal tan increíble como el puma está perdiendo terreno frente a la imparable expansión urbana. Poderoso e imponente, es prácticamente invisible para una sociedad sumida en el consumismo.

Gracias a personas como Fernando Vidal, es que hoy podemos conocer más sobre las necesidades y el estado de conservación de estos animales.  Fernando ha entregado todo su tiempo a l preservación de la fauna nativa, sin lugar a dudas, un Factor de Cambio.

Jaime Varela.

Factor de Cambio.

 

Factor de Cambio

Factor de Cambio es un programa de televisión chileno sobre educación ambiental y sustentabilidad. Nuestro objetivo es entregar contenidos positivos para generar conciencia sobre el cuidado de nuestro planeta e incentivar a las personas a convertirse en un Factor de Cambio. Nos proponemos demostrar que la suma de pequeños esfuerzos generan un impacto positivo a gran escala en nuestro medio ambiente.